Crisis y Reforma Religiosa en Europa

Crisis y Reforma Religiosa en Europa

mayo 22, 2019 0 Por admin

En la imágen: La pesca de almas, pintura por el neerlandes Adriaen van de Venne. Representa la división religiosa que hubo en el siglo XVI en Europa. En ella vemos a dos grupos de cristianos (católicos y protestantes) que luchan por llevar creyentes a sus respectivas orillas del río. 

A comienzos del siglo XVI, en Europa había una profunda insatisfacción espiritual entre numerosos creyentes de la Iglesia católica. Se decía, por ejemplo, que los papas ofrecían importantes cargos a sus propios familiares, aunque estos no tuvieran vocaciones religiosas. Además, se criticaba a estos por entrometerse en cuestiones políticas.

Por otra parte, la Iglesia poseía enormes riquezas además de vastas tierras, y muchos lo veían como algo que se contradecía con su mensaje de cercanía a los humildes.

Asimismo, los creyentes advirtieron que los sacerdotes cada vez tenían menos capacitación y que estos hacían cosas consideradas inmorales. También, la Iglesia era fuertemente criticada por la venta de indulgencias: el perdón de los pecados a cambio de dinero.

A pesar de que la Iglesia ya había atravesado dificultades en otras épocas, con las nuevas ideas fomentadas por el Humanismo, los cuestionamientos cobraron más impulso.

1. La Reforma:

Los cambios en las mentalidades y las nuevas formas de ver el mundo y el universo influyeron también en las formas de relacionarse con Dios y con las estructuras de la Iglesia. Estos cambios religiosos tuvieron consecuencias políticas, económicas y sociales.

 

2. Martín Lutero:

Martín Lutero fue un monje alemán que, a principios del siglo XVI, quiso reformar la Iglesia católica, a la que consideraba llena de corrupción.

En 1515, el papa León X promovió la venta de indulgencias con el fin de juntar fondos para la construcción de la nueva basílica de San Pedro, en Roma. Indignado por ese decreto, Martín Lutero (o Martin Luther), quien además pensaba que la Iglesia era corrupta y que la mayoría de los sacerdotes abusaban de su poder, publicó un escrito con 95 tesis contra la corrupción eclesiástica (es decir, de la Iglesia) en octubre de 1517. En estas, se planteaban los siguientes asuntos:

  • La persona se salva por su fe y no por su dinero.
  • El papa no debe ser considerado una autoridad divina en la tierra.
  • Para comunicarse con Dios no es necesario la mediación de sacerdotes, es individual.
  • Cualquier creyente puede acceder a la verdad a partir de la libre interpretación de la Biblia.
  • Debe rechazarse el culto a la virgen y a los santos.
  • Se niega la existencia del purgatorio.

Martín Lutero

 

2.1. Protestantes y Reforma:

En 1520, el Papa condenó las ideas de Lutero. Sin embargo, muchas personas, desde campesinos a nobles, apoyaron y respaldaron las ideas luteranas. Esto generó una división en Alemania y finalmente en todo el Sacro Imperio Romano germánico. Por esta razón, en 1521, el emperador Carlos V, quien quería unificar su Imperio mediante la religión católica, exigió a Lutero que se retractara de su doctrina, pero este no lo hizo y logró recluirse en un castillo. Más adelante, cuando el emperador volvió a ratificar su posición, los nobles presentaron una protesta al emperador, exigiendo que se les reconociese la libertad de adherirse a las doctrinas luteranas. A partir de entonces. los partidarios de la Reforma religiosa fueron conocidos como protestantes.

Como muchos reinos se convirtieron al protestantismo, se inició una larga guerra que recién culminó en 1555 con la Paz de Augsburgo. Este tratado otorgó a cada príncipe el derecho de elegir la religión en su territorio, que sus habitantes debían adoptar.

El luteranismo terminó expandiéndose por gran parte de Alemania, Escandinava y los países bálticos.

 

3. Expansión de la Reforma:

La Reforma siguió expandiéndose por todo el Sacro Imperio romano. Por ejemplo, en 1524, comenzó una gran sublevación de campesinos liderada por el alemán Thomas Munzer, quien, luego de estudiar los evangelios, empezó a predicar sobre la liberación e igualdad social. Ya para 1525, el movimiento movilizó a más de 300.000 campesinos, quienes se negaron a trabajar.

Lutero condenó esta sublevación y hasta escribió un documento en donde justificaba el uso de la fuerza por parte de las autoridades. Por su parte, los príncipes alemanes olvidaron sus diferencias religiosas y, para defender sus intereses económicos, se unieron y sofocaron la rebelión. Como consecuencia, al rededor de 100.000 campesinos fueron reprimidos.

 

4. Contrarreforma:

Debido a la rápida expansión de la Reforma, la Iglesia católica tuvo que hacer una serie de cambios internos. Esta Contrarreforma revisó como estaba organizada la institución y fijó los puntos fundamentales del dogma (es decir, las creencias indiscutibles de la religión). Para esto, el papa Paulo III convocó al Concilio de Trento; un congreso de obispos y representantes de la Iglesia. Este congreso entró en sesión entre 1545 y 1563 y, finalmente, tomó las siguientes decisiones sobre el dogma:

  • Afirmó la vigencia de los siete sacramentos
  • Aseveró la importancia de las obras y de la fe para la salvación
  • Confirmó la autoridad suprema del Papa
  • Revalidó el culto a la Virgen, los santos, las reliquias y la creencia en el purgatorio
  • Señaló que todos los cristianos debían cumplir con todos los ritos y las practicas de la Iglesia
  • Remarcó que los sacerdotes tenían que formarse en los seminarios establecidos con ese fin
  • Se acordó un catecismo donde se recopilaría la doctrina establecida por el concilio

La Contrarreforma empezó a cobrar fuerza en España y en Portugal. Entre sus instrumentos más eficaces para fortalecer la Iglesia se destacaron la Inquisición (tribunal a cargo de perseguir, torturar y asesinar a rebeldes que se oponían a la Contrarreforma) y la Congregación del Índice (una institución encargada de elaborar el Índex, es decir, una lista de libros vetados porque se oponían a la doctrina o moral católicas).

El Concilio de Trento

Leave a Reply

avatar
  Subscríbite  
Notificar de