La Época feudal – La Alta Edad Media

La Época feudal – La Alta Edad Media

julio 5, 2018 0 Por admin

En la imagen: construcción de un castillo de la Época feudal.

1. Resumen:

Al rededor del año 1000, el panorama de Europa era bastante distinto. La sociedad europea estaba organizada según categorías o sectores llamados estamentos: los nobles, los religiosos y los campesinos.

En aquellos años se vivía una situación de decadencia del comercio y de inseguridad. Para protegerse de posibles ataques invasores y para obtener apoyo, los reyes buscaron aliarse con los nobles y les encomendaron las defensas de sus territorios. Se formaron así relaciones de vasallaje.  Algunos historiadores llaman feudalismo a esta forma de organización social.

Los que trabajaban los feudos eran los campesinos, de los cuales algunos eran libres y arrendaban una parcela de tierra o bien poseían una. Sin embargo, la inmensa mayoría de campesinos eran esclavos o siervos: debían trabajar toda su vida para el noble o señor feudal a cargo del feudo.

 

2. El Feudalismo:

El fin del Imperio carolingio significó la pérdida de unidad política que había conseguido Europa occidental. Desde entonces, se conformó un nuevo orden económico, político, social y cultural: el feudalismo.

 

2.1. El vasallaje:

El vasallaje era un vínculo que obligaba a una persona a demostrar fidelidad a otra. El vasallo se ponía bajo la protección de un señor más poderoso ofreciéndole su fidelidad para ayudar al señor cuando el se lo pidiese (servicio militar, ayuda financiera, mano de obra, etc).

Debido a los constantes ataques exteriores que provocaron robos, saqueos, matanzas e incendios en gran parte del territorio europeo, los reyes carolingios ya no tenían ningún recurso para defender a sus súbditos, por lo que delegaron la defensa del territorio a condes, duques y marqueses (llamados cada uno señor feudal); estos aprovecharon sus servicios militares para obtener más autonomía.

En sus dominios, los señores comenzaron a ejercer los poderes públicos.

  • Comandaban la hueste (o ejército de soldados);
  • Podían declarar la guerra;
  • Administraban la justicia;
  • Cobraban impuestos.

Las tierras que el rey les confiaba para que las gobernasen y usufructuasen (es decir, para que sacasen provecho de ellas como si fuesen propias), se llamaban feudos. Eran otorgados con la condición de que el que recibía el feudo jurase fidelidad de vasallo («servidor») al rey y estuviese dispuesto a prestarle ayuda militar cuando éste lo requiriese.

A su vez cada señor feudal podía ceder de sus tierras pequeños feudos a otros señores de inferior jerarquía que la suya y que serían sus vasallos; quienes, a su vez, exigirían a los pobladores de su señorío, el mismo vínculo de vasallaje.

El feudo, a parte de ser el nombre de la tierra, era lo que el señor le otorgaba de beneficio al vasallo. Podía ser un terreno, un castillo, dinero, autoridad, etc.

vasallaje

Ceremonia del Homenaje. El vasallo se arrodilla ante el señor, coloca sus manos sobre las de él y le jura fidelidad y obediencia. El señor acepta el juramento y sella el pacto con un beso.

2.2. La organización espacial del dominio rural o señorío:

El señorío o dominio agrario era una importante extensión de tierras sobre las que ejercía su autoridad un señor feudal. Este tenía privilegios como si fuese un soberano: exigía impuestos, reclutaba soldados, administraba justicia a su modo (inclusive condenando a muerte) y acuñaban moneda.

El ámbito en el que los señores feudales ejercían estos poderes se denominaba señorío.

Los señores feudales levantaron entonces en los lugares más altos de sus tierras grandes estructuras llamadas castillos; estos estaban bien fortificados y contaban con gruesas murallas, torres con almenas y fosos al rededor.

Además, reclutaban a sus hombres de guerra o caballeros (nombre que después paso a ser una dignidad honorífica, llamados así porque combatían a caballo) para que luchasen y/o los protegieran sus tierras.

Por otra parte, en casos de peligro, dentro del recinto del castillo se daba amparo a los indefensos campesinos, con la condición de que éstos se reconociesen siervos del señor.

img 91 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Organización del señorío.

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Organización del señorío».

 

2.3. El despoblamiento de las ciudades:

En los inicios del Medioevo disminuyó notablemente la cantidad de población de las ciudades debido a la mortalidad (enfermedades y muerte) y la disminución de los nacimientos. A causa de la inseguridad por las invasiones, muchas personas se establecieron en el campo. Esto influyó en que se formasen grandes señoríos o dominios agrarios.

Los señoríos eran autosuficientes. Los campesinos elaboraban desde el pan hasta la vivienda y la ropa que usaban, es decir, casi todo lo necesario para su supervivencia. En el campo comenzaron a producirse numerosos productos que en épocas anteriores se adquirían en las ciudades, y así disminuyeron las actividades comerciales y la utilización de la moneda. Las necesidades restantes se cubrían por trueque (o intercambio). El comercio a gran distancia por el mar Mediterráneo sufrió un gran descenso.

 

3. La sociedad feudal:

La sociedad de la Alta Edad Media estaba compuesta fundamentalmente por dos grupos:

  • la nobleza: una aristocracia guerrera de hombres libres (señores y vasallos) que prestaban servicio de armas porque podían pagar los gastos militares.
  • el campesinado: desprovisto de privilegios.
img 88 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Pirámide de la sociedad feudal de la Alta Edad Media.

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Pirámide de la sociedad feudal de la Alta Edad Media».

En aquel período de la historia se pertenecía a un sector social por nacimiento y de por vida.

Nobleza: la nobleza, estaba integrada por los señores feudales y sus vasallos. Eran el sector privilegiado de la sociedad ya que no pagaban impuestos, acaparaban el poder del Estado, concentraban la riqueza y el manejo de armas. Además, creían que los trabajos manuales (como por ejemplo la agricultura y la ganadería) eran trabajos indignos para la condición en la que se encontraban, por lo que la guerra era la actividad principal de estos. Entre los señores había diferencias según los recursos económicos con los que contaban, por lo que se formaban distintos grupos:

  • Los caballeros: no tenían grandes porciones de tierra, aunque si tenían una buena economía para dedicarse a la guerra. Prestaban vasallaje a los señores más poderosos.
  • Los señores: los señores poseedores de importantes feudos, protegían a los caballeros. Prestaban juramento de vasallaje a otros nobles más importantes.
  • Los grandes señores: solo unos pocos conformaban este grupo, gracias a la concentración de bienes y tierras que poseían. Prestaban juramento de vasallaje al rey. También eran miembros de las jerarquías nobles más altas de la Iglesia cristiana: obispos, arzobispos y abades.

Aproximadamente más del 90% de la sociedad feudal pertenecía a esta clase: el campesinado.

Campesinado: los campesinos se dedicaban a las labores agrícolas y conformaban la mayor parte de la población. No todos tenían las misma posición personal.

Los llamados «siervos de la gleba» (o tierra) eran los más desfavorecidos que, además de trabajar para su propia subsistencia, debían:

  • cultivar las tierras del señor y cumplir con tareas como reparar cercas y transportar productos.
  • pagar impuestos y contribuciones al señor, por ejemplo: el peaje por la circulación en caminos y puentes del señorío, o el pago por el uso de hornos, molinos y lagares.
img 94 300x225 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Campesinos trabajando en las tierras.

El siervo de la gleba no era libre de irse a otro territorio ni de cambiar de actividad. Ya que los señores no querían que sus trabajadores se vayan, multiplicaron las trabas para impedirles que abandonen el lugar. También existían campesinos libres que trabajaban sus propias tierras, los alodios. Generalmente, estaban obligados a pagar a los señores por la circulación en los caminos, el uso de molinos, etc. El número de esclavos disminuyó notablemente con respecto a los que había en la Antigüedad. Muchos esclavos pasaron a ser siervos y eso mejoró relativamente su posición, ya que el señor feudal no podía disponer sobre su vida o muerte.


Durante la época feudal, la Iglesia cristiana adoptó algunas características similares a las de los señoríos.

Clero: la otra parte privilegiada en la sociedad feudal estaba conformada por los que oraban, que es como se llamaba a los miembros de la Iglesia o clero. Según la visión de la época, el clero era importante ya que rezaba por la salvación de las almas de todas las personas. En una sociedad marcada por la religión, su influencia era muy grande.

La Iglesia obtuvo grandes porciones de tierras otorgadas por los reyes además de generosas donaciones de parte de otros señores (estos demostraban así su «arrepentimiento» para facilitar la «salvación de su alma»). Aunque algunos obispos solo buscaban enriquecerse, la Iglesia utilizaba su buena posición económica para mejorar la condición de los humildes y para pagar la restauración de sus templos.

Otra fuente de ganancias de la Iglesia fue el diezmo, es decir la décima parte de las riquezas, que los campesinos estaban obligados a pagar.

 

4. Las Cruzadas:

El desarrollo agrícola y el aumento demográfico de Europa occidental fueron acompañados por un período de expansión religiosa entre los siglos XI y XIV.

Las cruzadas fueron expediciones militares dirigidas por la cristiandad y tenían el objetivo de recuperar tierra santa (especialmente Jerusalén, donde se encuentra el Santo Sepulcro) expulsando a los musulmanes, quienes dominaban también gran parte del mar Mediterráneo.

En el año 1095, el emperador bizantino (bizantino era el nombre de la parte de Oriente del dividido Imperio romano: Ver Mapa: «División Imperio Occidente e Imperio de Oriente») pidió ayuda al papa Urbano II para que este lo ayudase a frenar los ataques turcos en la región del Mediterráneo Oriental y a recuperar Jerusalén. El papa acepto su pedido y dio un discurso en Clermont, Francia, que emocionó a sus oyentes; en este pedía a los cristianos, «soldados de Cristo» o cruzados, que luchasen contra los «infieles» en defensa de la fe.

El resultado de este discurso fue el que 10.000 campesinos (hombres, mujeres y hasta niños) sin armas ni experiencia viajaran a Constantinopla. Los turcos selyúcidas los aniquilaron.

img 93 300x232 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Cristianos escalan los muros de Jerusalén.

Paralelamente, un ejército de cristianos mejor preparado viajaba a Jerusalén. Sin embargo, mientras transitaban por tierras germanas, se lanzaron a masacrar a poblaciones judías, aduciendo que también formaban parte del pueblo «infiel». Finalmente, los cruzados llegaron a Tierra Santa, asediaron y conquistaron la ciudad de Jerusalén, aniquilando a casi toda la población judía y musulmana que se encontraba allí. Esta primera cruzada terminó en el año 1099. Aunque en el 1187 el sultán Saladino reconquistó la ciudad.

En total, del 1095 al 1270, se llevaron a cabo al menos ocho cruzadas. A pesar de esto, ninguna de las cruzadas tuvo éxito. La única excepción ocurrió en 1228, y no por la guerra sino a través de un arreglo diplomático, en el cual el sultán Al-Kamil le cedía gran parte de Jerusalén y alrededores al emperador germánico Federico II. Sin embargo, los cristianos no pudieron organizarse por lo que quince años después las tierras volvieron a estar en manos de los musulmanes.

 

4.1. Consecuencias de las cruzadas:

Las Cruzadas estuvieron marcadas por la violencia, además de los intereses económicos que poco tenían que ver con lo espiritual.

Además de su importante saldo de vidas humanas (5.000 a 20.000), estas campañas militares tuvieron otro tipo de consecuencias: por ejemplo, se favorecieron los contactos y el desarrollo comercial entre ambas orillas del Mediterráneo, que volvió a recuperar su papel como vía de comunicación entre Oriente y Occidente. De hecho, los más beneficiados fueron los mercaderes y comerciantes, especialmente los de las ciudades de la península Itálica, como Venecia o Génova, que vieron aumentar sus negocios en gran medida.

 

5. Transformaciones de la Europa feudal:

A partir del siglo XI, Europa occidental fue escenario de una serie de transformaciones económicas, sociales, políticas e intelectuales. El sistema feudal mantuvo su vigencia, pero se transformaron algunas de sus características.

 

5.1. Economía:

En esta época, el mundo feudal de Occidente comenzó un proceso de renovación económica producto de un conjunto de factores relacionados entre si: el progreso agrícola, la recuperación del comercio de larga distancia y el resurgimiento de las ciudades

img 92 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Innovaciones en las técnicas agrícolas de la Época feudal.

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Innovaciones en las técnicas agrícolas de la Época feudal».

Estas innovaciones en la agricultura provocaron que el señorío se convirtiera en la unidad económica más importante de esta época. ¿Por qué? Debido a que en el señorío se producían todos los bienes que sus habitantes necesitaban. Así se conformaron economías auto-suficientes.

Las tierras eran trabajadas por campesinos reducidos a una condición servil, los siervos, que vivían en la aldea. gran parte de la producción campesina se entregaba al señor, como tributo. Además, los siervos estaban obligados a hacer trabajos adicionales para el señor, como talar árboles, transportar cargas, reparar puentes, etc.

Otra fuente de riqueza para el señor era el cobro de peaje por transitar por los caminos del feudo y un impuesto por cruzar los puentes que se llamaba pontazgo.

 

5.2. La recuperación del gran comercio:

El excedente de productos agrícolas producido gracias a las nuevas innovaciones tecnológicas y económicas fue aprovechado para venderlo/intercambiarlo con otros reinos tanto cercanos como lejanos. 

Los centros de renacimiento comercial en Occidente fueron principalmente dos: en el Sur, las ciudades italianas costeras, como Venecia y Génova; en el Norte, las ciudades del mar del Norte, como Lübeck, Gante y Brujas. El comercio de gran distancia se desarrolló principalmente a través del transporte marítimo y fluvial. Hacia el siglo XIII se produjo una mejora en las rutas terrestres, Esto permitió que los mercaderes comenzaran a reunirse en caravanas que emprendían con mayor seguridad las largas travesías.

Los principales productos de intercambio fueorn, desde Europa, maderas para la construcción, armas y tejidos de lana, y desde Oriente, arroz, frutas  (naranjas, higos), perfumes, tinturas y, sobre todo, especias y productos de lujo.

El punto de encuentro de los comerciantes eran las ferias: reuniones periódicas de comerciantes donde se intercambiaban productos por mayor. La moneda, que desde fines del Imperio carolingio había dejado prácticamente de utilizarse en Occidente, con el auge del comercio a distancia volvió a ser el instrumento de intercambio por excelencia.

img 95 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Feria de Champaña, en la actual Francia -una de las ferias más importantes-.

 

6. El Resurgimiento Urbano:

Las mejoras agrícolas, el crecimiento de la población y la expansión del comercio estimularon el renacimiento de las ciudades. Las ciudades volvieron a ser, como en la Antigüedad, sedes de mercados y actividades artesanales.

6.1. Renacimiento de las ciudades:

A partir del siglo XI, durante la época feudal, se llamaba burgo a un tipo de fortaleza creada por nobles en tierras fronterizas (por lo general en posiciones estratégicas). Al rededor de estas fortalezas o de los monasterios comenzaron a instalarse mercaderes ambulantes. Estos fueron transformando poco a poco estas zonas en pequeños centros comerciales. Con el tiempo, los burgos crecieron hasta convertirse en aldeas y, eventualmente, en ciudades, que no dependían directamente de ningún feudo.

También se repoblaron las antiguas ciudades de origen romano, abandonadas a principios del Medioevo (o Edad Media). El resurgimiento de las ciudades, además, fue posible gracias a las mejoras en la producción agrícola, que brindó una mejor alimentación y permitió el aumento de la población y la existencia de personas dedicadas a otras actividades que no fueran las agrarias.

A partir del siglo XI, las ciudades tuvieron una fuerte actividad económica, además de ser un punto de tránsito de mercaderías. Allí se reanudó la producción artesanal. Los artesanos migraban del campo a la ciudad para vender allí sus productos.

representación de una ciudad medieval

 

Las ciudades eran pequeñas y estaban rodeadas de muros de piedra. En el centro había una plaza, donde se formaba un mercado, lugar de reunión de los comerciantes. Alrededor se ubicaban los edificios importantes (como las iglesias o las catedrales) y el Palacio Municipal, sede de las autoridades de gobierno. Las calles eran angostas y de difícil recorrido, no tenían veredas ni alcantarillas, y solo algunas estaban empedradas. Las condiciones de higiene eran deficientes. Generalmente, había un hospital («hoteles de Dios») para el cuidado de los enfermos. Los artesanos del mismo oficio localizaban sus talleres a lo largo de una calle, que solía llevar el nombre de la labor que se desarrollaba en ella.

 

7. La Renovación Social: la Burguesía:

La renovación mercantil y urbana fue acompañada por la aparición de una nueva clase social, integrada en su mayoría por comerciantes y artesanos: la burguesía. Su irrupción resquebrajó la tradicional sociedad medieval divida entre los señores y el campesinado.

A los habitantes de los burgos se los llamaban burgueses. Ellos no eran guerreros, no oraban por la salvación de las almas ni trabajaban en la tierra. Se trataba de un nuevo sector social, que por lo general no debía pagar tributos como los campesinos.

Las ciudades buscaban autogobernarse. Este objetivo se cumplió en gran medida gracias a los burgueses, con quienes los monarcas se habían aliado para recuperar el poder perdido ante los señores feudales. A cambio de su apoyo, los reyes otorgaban a los burgueses cartas de libertades, que libraban a las ciudades de todo impuesto feudal.

Los burgueses formaron un grupo con libertad de movimiento y enriquecido gracias a las ganancias que les redituaba el gran comercio. Sin embargo, no formaban un grupo social homogéneo; había notorias diferencias entre ellos. Existían diferentes ingresos y modos de vida dentro de la propia burguesía. Los más ricos eran los grandes mercaderes. Luego estaban los pequeños comerciantes. Finalmente, los artesanos y los empleados del gobierno de la ciudad, como los escribientes entre otros.

Los burgueses, además, buscaron mejorar las condiciones de vida y poder ejercer diferentes oficios con libertad. Muy pronto, algunos fueron acumulando recursos suficientes como para organizar empresas. Estas se encargaban de comerciar los diferentes artículos que se producían por medio de operaciones de importación.

mercado medieval

Representación de parte de un mercado medieval.

 

7.1. Gremios y corporaciones:

No todos los burgueses eran ricos, sino que también había una gran cantidad de tenderos modestos y artesanos (como sastres, alfareros, herreros, carpinteros, zapateros, carniceros, bordadores, plateros, etc). Hacia el siglo XIII, la actividad productiva de este sector comenzó a concentrarse en las ciudades y no en el campo.

Por lo general, el lugar de trabajo de los artesanos eran pequeños talleres, que formaban parte de sus casas, y que la mayoría de las veces se agrupaban en una misma calle según su rubro. Allí elaboraban sus productos a mano, con pocas herramientas.

A partir de estos pequeños talleres donde el artesano trabajaba de manera individual, los habitantes de las ciudades se empezaron a agrupar, según los oficios, en gremios, que eran asociaciones de comerciantes y artesanos que defendían y reglamentaban sus actividades. Con todo esto buscaban regular el mercado y evitar la competencia.

Los artesanos estaban divididos en tres categorías, de las cuales la más alta, la de los maestros, era la que dirigía los gremios. Los maestros eran fabricantes independientes que trabajaban en sus hogares. Debajo de ellos estaban los oficiales, a quienes se les pagaba por día para ayudar en las tares. Por último estaban los aprendices, que generalmente eran niños que estaban bajo la custodia del maestro. Con el tiempo, un aprendiz podía convertirse en oficial y empezar a recibir un salario por su trabajo y, al final, graduarse como maestro del gremio al finalizar su obra maestra.

 

8. La Renovación Intelectual:

Junto con los camios económicos, políticos y sociales, se produjo en los siglos XII y XII un esplendor intelectual y artístico. Durante el siglo XIII, especialmente, se renovaron el pensamiento científico y filosófico.

 

8.1. Las escuelas:

En los centros urbanos se encontraban los centros educativos denominados escuelas. Había dos tipos de escuela, la escuela catedralicia (que dependía de una catedral) y la municipal (que dependía de los ayuntamientos). Estas nuevas instituciones fueron remplazando poco a poco a las viejas escuelas monacales.

Motivados por los nuevos cambios existentes en las ciudades, numerosos estudiantes acudían a estas instituciones. ¿Que enseñaban allí? Las principales materias eran Lógica, Dialéctica (arte de debatir y argumentar), Teológica y, en algunas, Derecho o Medicina.

 

8.2. Las universidades:

Con el paso del tiempo, algunas escuelas se fueron transformando en universidades. En un principio surgieron de asociaciones de estudiantes y profesores que exigían mayor autonomía para liberarse de la influencia episcopal o de los municipios. Estas asociaciones recibieron el apoyo de la Santa Sede, de las principales monarquías occidentales y de las comunidades urbanas.

El término «universidad» (del latín, universitas) fue el que se usó para referirse a estas instituciones ya que se suponía que debían enseñar todas las ramas del saber.

Algunas universidades fueron fundas por la Iglesia, donde los estudios teológicos continuaron siendo importantes,, y otras, por las monarquías, donde predominaba la enseñanza laica. ¿Quienes eran los estudiantes? Por lo general eran hijos de nobles y burgueses adinerados, ya que los estudios duraban mucho tiempo y los campesinos y los burgueses pobres no podían descuidar sus trabajos para dedicarse a la universidad.

img 100 - La Época feudal - La Alta Edad Media

Profesor y estudiantes en una universidad medieval.

 

9. La Crisis del Siglo XIV:

Durante el siglo XIV, el periodo de expansión económica se vio afectado por una crisis. Durante estos años las actividades económicas se estancaron.

La crisis se produjo por un fuerte cambio climático: la «pequeña edad de hielo», durante la cual la temperatura descendió y las lluvias disminuyeron. Esto impactó en las cosechas, que fueron cada vez más pequeñas y frágiles. Entre el 1315 y el 1317, Europa vivió una terrible hambruna, que causó estragos en gran parte de la población. Por ejemplo, entre mayo y octubre de 1316, el alcalde de la ciudad de Yprés mandó a enterrar unos 2.800 cadáveres. A estas calamidades naturales se sumaron conflictos sociales, una mortal epidemia (la peste bubónica) y la llamada guerra de los cien años.

 

Puntúa este artículo

Leave a Reply

avatar
  Subscríbite  
Notificar de