Roma Antigua – Los Estados Mediterraneos

Roma Antigua – Los Estados Mediterraneos

junio 4, 2018 3 Por admin

En la Imagen: el «Coliseo», un anfiteatro de la época del Imperio romano, construido en el siglo I y ubicado en el centro de la ciudad de Roma.

Leer más: «Roma Antigua – La Expansión y la Cultura Romana»

 

1. Geografía de Roma:

La península Itálica (actual Italia) está ubicada en el centro del mar Mediterráneo. Estuvo habitada por diversos pueblos, como los latinos, los sabinos y los etruscos. Los griegos fundaron colonias en el sur de la península. Aquí es donde se origina el Imperio Romano.

Al rodearla diferente mares (el Tirreno por el Oeste, el Adriático por el Este y el Jónico por el sur) podemos decir que Italia está situada en un lugar estratégico, en el centro del Mediterráneo oriental y el Mediterráneo occidental.

Además, posee tierras fértiles para el cultivo, aunque de escasa superficie. Si bien hay numerosos números ríos, son de corto recorrido, a excepción del Po, que forma la única gran llanura de la península en el norte.

Entre las llanuras más importantes, se encuentra la del Lacio. En este lugar, ubicado en el centro mismo de la península Itálica, se fundó la ciudad de Roma, sobre los márgenes del río Tíber. Este río era una muy usada ruta de comunicación y, además, le facilitaba a Roma una salida directa al mar.

Proximidad al mar, buena comunicación con el interior y una posición central en la península constituyeron las ventajas geográficas para el crecimiento de Roma.

img 119 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

Mapa de Roma y alrededores.

 

2. Los Orígenes de Roma:

El origen de Roma fue a partir de una pequeña ciudad-Estado que luego fue expandiéndose. En 200 años, lograron convertirse en la ciudad más importante de la península: impusieron su gobierno, su lengua (el latín), sus creencias religiosas y sus costumbres. Esto impactó de distintas maneras en la política, la sociedad y la economía romanas.

Existen dos versiones diferentes sobre la fundación de roma: la leyenda (relato mítico), creada por los romanos siglos después de su nacimiento, y la investigación histórica.

 

2.1. La leyenda o Relato Mítico:

Cuenta la leyenda que Numitor, el rey de la aldea latina de Albalonga, había sido destronado por su hermano Amulio. Una vez rey, este ordenó que su sobrina y princesa Rea Silvia se convirtiera en sacerdotisa para que de esta manera no pudiera tener hijos que amenazaran con quitarle el trono. A pesar de esto, ella tubo gemelos con el dios Marte (el dios de la guerra): Rómulo y Remo.

Para salvarlos de la furia de su tío el rey, fueron arrojados en una canasta al río Tíber. Más tarde, una loba los encontró y amamantó, para que luego unos pastores los criaran y cuidaran.

Ya adultos, los gemelos conocieron su verdadera identidad y volvieron a Albalonga para destronar a Amulio y devolverle el trono a su abuelo Numitor. Una vez lo hicieron, este les ordenó que fundaran una ciudad y los gemelos decidieron hacerlo junto al monte Platino, donde la loba los había cuidado.

Durante la fundación, Rómulo trazó en el suelo los límites de la ciudad y proclamó que nadie entraría en ella con armas. Sin embargo, Remo entro con una espada en la mano (no se sabe específicamente por qué) y su hermano lo asesinó. De esta manera, Rómulo se convirtió en el primer rey.

Rómulo fué el primero de siete reyes que gobernaron en Roma, hasta que en el 509 a. C una revolución depuso al último de ellos y constituyó la república.

La loba capitolina: muestra a Rómulo y a Remo que, según la leyenda, fueron amamantados por una loba y luego criados por pastores.

La loba capitolina: muestra a Rómulo y a Remo que, según la leyenda, fueron amamantados por una loba y luego criados por pastores.

 

2.2. La Investigación Histórica:

Hoy en día, gracias a las investigaciones, se sabe que Roma se originó por la unificación de las aldeas conformadas por latinos y sabinos por razones económicas y militares. La conformación urbana de roma estuvo influenciada por los griegos y etruscas. Gracias a varias mejoras agrícolas, la población romana pudo crecer rápidamente.

Los historiadores han dividido la historia de Roma en tres períodos, de acuerdo con la forma de gobierno adoptada: la monarquía, la república y el imperio.

 Línea de Tiempo "Roma y sus Formas de Gobierno".

Línea de Tiempo «Roma y sus Formas de Gobierno».

 

3. La Sociedad Romana:

La sociedad romana estaba integrada por los esclavos, que llevaban una vida miserable, sometidos a la voluntad de su amo, y por los hombres libres. Por esta razón, la sociedad de los romanos estaba dividida en total por 5 clases sociales:

La Sociedad Romana

La Sociedad Romana

 

4. La Monarquía en Roma (753 a. C. – 509 a. C.):

En sus primeros siglos de existencia, la ciudad-Estado de Roma estuvo gobernada por una Monarquía. Las autoridades eran:

  • El rey: encargado de la política, el ejercito y de ciertos rituales religiosos. Era la máxima autoridad, el sumo sacerdote y el juez supremo. Este cargo no era hereditario, es decir, no se transmitía de padres a hijos, sino que cuando un gobernante fallecía, se debía elegir a un rey momentáneo, y más tarde, las familias ricas elegían a un sucesor.
  • El Senado: el encargado de designar al rey  momentáneo (o interino). También aconsejaba los accionares del rey. Estaba integrado por las familias patricias, que constituían el grupo más poderoso. El cargo de los senadores duraba para toda la vida.
  • La Asamblea o Comicios por curias: formada por los patricios. Declaraban la paz o la guerra, aprobaban a los reyes, etc. Las votaciones para elegir a los gobernantes se realizaban por medio de las curias (cada una de las cuales era un grupo de diez «clanes» que compartían costumbres en común y tenían dioses y ritos religiosos específicos), los patricios votaban dentro de la curia a la que pertenecían.

 

5. Servio Tulio:

Servio Tulio, fue un rey de origen etrusco que hizo una serie de reformas muy importantes llevadas a cabo en el siglo VI a. C.:

  • Incorporó en el ejército romano a campesinos (hasta entonces, el ejército solo estaba formado por los grupos más ricos).
  • Para ganarse el apoyo de los plebeyos, creó la Asamblea de las Centurias, en la que este sector tenía mayor representación.

En el año 509 a. C., el rey llamado más tarde por los mismos romanos Tarquinio «el Soberbio», intentó ganarse el apoyo de la plebe al igual que Servio Tulio y como resultado los patricios se revelaron, lo presentaron como un verdadero tirano y finalmente lo destituyeron, dándole también así fin a la «dominación etrusca y de su monarquía». Se inauguró la República romana.

6. La Economía en la Antigua Roma:

La actividad principal de los romanos era la agricultura, la cual se mantenía con el trabajo esclavo. Los cultivos principales eran los cereales, las legumbres y las frutas. Aunque posteriormente se expandió el cultivo de la vid y el olivo.

En la ciudad se realizaban tareas artesanales, como la carpintería y la herrería, para abastecer las necesidades de la población. Durante la dominación etrusca, se expandieron el comercio y la utilización de la moneda.

Algunas de las monedas usadas por los romanos

Algunas de las monedas usadas por los romanos

 

7. Roma Republicana (509 a. C. – 27 a. C.):

El periodo de más de 450 años que dura la república es la época en la que Roma alcanza su mayor esplendor y poderío. Lleva a cabo una enorme expansión territorial marcada sobretodo por la lucha por el control del mediterráneo contra los cartagineses.

Los magistrados eran funcionarios con diversas atribuciones. Suss cargos eran colegiados, (es decir que eran desempeñados por más de una persona), anuales, gratuitos y colectivos.

El nuevo sistema de gobierno instaurado en el 509 a. C., implicó una división del poder que antes tenían los reyes en varias instituciones públicas:

  • Consulado:  los principales MAGISTRADOS eran dos cónsules que reemplazaron al rey, encabezaban el gobierno de la república y ejercían el mando militar. Su cargo duraba un año y no podían ser reelegidos inmediatamente. Tampoco podían oponerse a las decisiones del otro. Tenían a su disposición a otros dos magistrados que les servían de consejeros.
  • Senado: en la Roma republicana, el Senado adquirió mucho más poder. Estaba integrado por 300 miembros. Era el encargado de administrar las riquezas del estado, de declarar la guerra, de realizar acuerdos con otros pueblos, de designar a los dictadores, etc. Para integrar el Senado, se debía cumplir con ciertos requisitos de condición social, económica (ser patricio) y política (haber ocupado alguna magistratura).
  • Asambleas: Durante la república tuvo gran importancia una asamblea: los Comicios por Centurias o Comicios Centuriados, integrada por el ejército dividido en compañías de 100 hombres (centurias). Sus funciones eran electorales (elegían a los cónsules y los magistrados superiores), legislativas (apobaban o rechazaban las leyes, decidían la guerra o la paz) y judiciales (por ejemplo, recibían las apelaciones de los condenados a muerte). También había otra asamblea, como las antiguas Asambleas por Centurias, que cumplían funciones ceremoniales, como otorgar a los magistrados, una vez elegidos, el «imperio», es decir, el derecho a acceder al poder. En las asambleas el pueblo mostraba su aprobación o desaprobación a los gobernantes.

El gobierno de la república, estaba desempeñado por los magistrados, que eran elegidos anualmente y se desempeñaban sin recibir sueldo alguno, los comicios, que eran asambleas de los ciudadanos, y el Senado, consejo de ancianos que asesoraba a los magistrados y aprobaba las leyes dadas por los comicios, controlaba las finanzas, las relaciones exteriores y la religión.

img 51 2 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Otros magistrados de la república de Roma»

8. La Expansión de la República:

A partir de este periodo, comienza la llamada «Política de Expansión» en la república romana.

 

8.1. Conquista de la Península Itálica:

En el siglo IV a. C., Roma se lanzó a la ofensiva derrotando/conquistando a diferentes pueblos que la amenazaban constantemente. Primero lograron dominar las tierras más cercanas a la región de Lacio. Desde allí, comenzaron a expandirse hacia el sur y hacia el norte de la península Itálica, desde su extremo sur hasta la región de Toscana en el norte. La conquista del territorio italiano se completo en tres etapas: el Lacio, Italia central y el sur de Italia. Para la organización del territorio conquistado, Roma encaró un programa de construcción de caminos. De esta forma, los puntos estratégicos de la península Itálica quedaron comunicados y, además, se logró una integración militar, económica, política y cultural.

Los pueblos bajo control romano mantuvieron cierta independencia, pero debieron entregar a Roma soldados y ceder buenas porciones de tierras. Estas tierras quedaron bajo el control del Senado, que al estar controlado por patricios, poco a poco logró que estas tierras dejaran de ser públicas y pasaron a ser controladas por las familias privilegiadas.

Territorios conquistados por República romana

Territorios conquistados por República romana

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Territorios conquistados por República romana»

 

8.2. Conflictos entre patricios y plebeyos:

A partir de la nueva política de conquista instaurada en Roma, los conflictos entre la plebe y los patricios fueron en aumento: Roma necesitaba a los plebeyos; estos integraban al ejército y pagaban impuestos, por lo que Roma salía beneficiada, en cambio los plebeyos no sacaban ningún provecho; las leyes no los beneficiaban y las guerras los perjudicaban. Tampoco podían participar en la política: no podían acceder ni al Senado ni a las magistraturas, ni tampoco podían contraer un matrimonio legal con miembros del patriciado. Ante estas circunstancias la plebe pedía:

  • Rebaja o abolición de impuestos
  • La eliminación de la esclavitud por deudas
  • El reparto de las tierras públicas conquistadas
  • Mayor participación en la política
  • Acceso a los cargos políticos
  • Igualdad ante la ley

En un episodio significativo ocurrido en el 494 a. C., miles de plebeyos armados se negaron a combatir, salieron de Roma y amenazaron con crear una nueva ciudad separada del Imperio en una de las colinas cercanas si no les concedían algunos de los derechos que reclamaban. Ante esta situación, un mediador enviado por el Senado resolvió un acuerdo con los rebeldes y se logró así la sanción de la Ley Valeria, esta abolió la esclavitud por deudas. Además, se crearon el cargo de tribuno y se armaron las Asambleas Tribales.

Instituciones de la Plebe

Instituciones de la Plebe

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Instituciones de la Plebe»

En su lucha por obtener la igualdad civíl y política, la plebe logró obtener algunos derechos:

  • Ley de las Doce Tablas: en el 451 al 452 a. C., se redactó y grabó la legislación en doce planchas de bronce. De esta manera, al haber una ley escrita, los grupos más poderosos no podrían aplicar la ley a su conveniencia ya que ahora las normas se habían hecho públicas. Este documento es considerado el inicio del derecho romano.
  • Ley Canueleya: autorizó el casamiento entre plebeyos y patricios en el 445 a. C.
  • Leyes Licinias: se redactaron en el 367 a. C. Establecieron la cantidad de tierras públicas que podía tener un patricio, también que no se podían cobrar intereses sobre los préstamos y por último estableció que uno de los dos cónsules elegidos anualmente debía ser plebeyo.

 

8.3. La expansión por el mediterráneo:

Después de conquistar la península Itálica, Roma obtuvo más riquezas y reclutó más soldados, que le permitieron convertirse en una verdadera potencia militar y conquistar vastos territorios. Este proceso de expansión que duró 200 años, produjo un profundo cambio cultural y social de la República.

Roma fue un pueblo que se consideraba destinado a la gloria. Para llevar a cabo su política expansiva, Roma actuó en dos frentes: el Mediterráneo occidental y el oriental.

guerras púnicas

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Las Guerras Púnicas»

Los territorios mediterráneos conquistados fueron convertidos en provincias (nombre derivado de una ley llamada Provincia, que en latín quiere decir «para los vencidos»), que estuvieron gobernadas por autoridades nombradas en Roma. En cada provincia se empleaban ejércitos para garantizar la obediencia. Las ciudades conquistadas debían pagar importantes tributos a Roma. La construcción de una red de caminos conectó todas estas provincias (de aquí el dicho popular que dice «todos los caminos llevan a Roma»).

 La Expansión Romana

Mapa: La Expansión Romana

Ver Imagen en Pantalla Completa: «La Expansión de Roma»

 

8.4. Consecuencias de la expansión romana:

En los territorios conquistados se produjo un proceso de romanización, es decir, que se trató de modificar la forma de vida de los pueblos a la de roma. Por ejemplo, se difundió el latín como lengua común. Además, los edificios de estas tierras fueron hechos según pautas romanas.

Hablando de consecuencias sociales y económicas, podemos decir que los que salieron beneficiados de las conquistas romanas fueron los grupos sociales más altos, especialmente a los nobilitas (políticos que se beneficiaron obteniendo nuevas tierras de los lugares conquistados) y los ecuestres («nuevos ricos», quienes se beneficiaron debido al crecimiento comercial en las zonas conquistadas). Por otra parte, perjudicó a los pequeños propietarios rurales ,obligados a realizar el servicio militar y a pagar impuestos altos, y produjo el aumento de la esclavitud debido a los prisioneros capturados en las batallas.

También podríamos identificar las consecuencias políticas de la expansión romana. En este caso, los nobilitas, quienes monopolizaban el control político desde el Senado, nuevamente salieron beneficiados. Debido al que el Senado había adquirido más poder, aprovecharon la situación y lo usaron para beneficio personal: acaparó los cargos públicos en los territorios conquistados y se enriqueció con ellos. Estas transformaciones tuvieron un gran impacto en Roma, ya que se debilitó el funcionamiento de las instituciones republicanas y provocaron una profunda crisis política que desembocó en las guerras civiles.

 

9. El Ejercito Romano:

El ejército romano estaba formado por ciudadanos, agrupados en legiones de 4.200 hombres, entre infantes y jinetes. Estas legiones también se subdividían en fracciones más pequeñas llamadas cohortes o centurias. Al principio los legionarios no recibían sueldo, es más, ya que el servicio militar era obligatorio desde los 17 hasta los 46 años ellos debían comprar su equipamiento con su propio dinero.

Más adelante, en el 104 a. C., el general Mario, nombrado cónsul, propuso una ley que significó un cambio muy importante: el soldado campesino se convirtió en soldado profesional que, obligado a servir al estado por un término medio de 20 años, recibiría a cambio una paga anual. De esta manera comenzó un proceso de profesionalización en Roma, la cual implicó la creación de cuarteles en los cuales los soldados debían entrenar haciendo duros ejercicios físicos y con una disciplina rigurosa.

Los generales que volvían victoriosos, recibían los honores que le tributaba el senado, en una procesión llamada triunfo y en otra llamada ovación. El triunfo consistía en un desfile solemne por las calles de Roma. Luego se sacrificaban bueyes y se distribuía el botín entre la tropa. La ovación era una ceremonia más modesta; consistía en la entrada en Roma del general victorioso con sus tropas, a pie o a caballo. Finalmente se sacrificaba una oveja (de allí el nombre de ovación, del latín oves: oveja). Ambas ceremonias finalizaban en un banquete.

soldado romano

Equipamiento del soldado romano

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Equipamiento del Soldado romano»

 

10. Los Últimos Tiempos de la República:

Con los cambios por la conquista del Mediterráneo, la vida política de Roma, desde el siglo II a. C., se vio afectada por conflictos que acabaron por generar las guerras civiles.

 

10.1. Las reformas de los Graco:

Una de las consecuencias de la conquista del Mediterráneo, fue que se volvió mayor la distancia entre los ricos y los más pobres. Ya para el II a. C., el malestar social y político crecía en Roma ya que muchos de los campesinos endeudados habían perdido sus tierras y, en cambio, los sectores más ricos administraban extensos terrenos y por ende, eran los dueños de las mayores riquezas. Uno de los sectores que más se beneficiaban eran los nobilitas que, al estar controlando al Estado, estaban muy enriquecidos y se negaban a cambiar esta situación.

Ante esta situación, el tribuno de la plebe Tiberio Graco impulsó en 133 a. C. la sanción de una ley agraria que dividía las tierras públicas entre los más humildes. Tiberio se hizo muy popular y fue seguido por una enorme multitud. Sin embargo, el sector aristocrático se resistió a esta medida, hasta tal punto que Tiberio fue asesinado en el 133 a. C.

Cayo Graco, el hermano de Tiberio, fue elegido tributo en el año 123 a. C., continuó con las iniciativas de su hermano. También intentó impulsar una reforma agraria para repartir tierras entre los campesinos aunque sin éxito. Si logró, en cambio, que se estableciera el reparto de grano a un precio accesible entre los ciudadanos más pobres.

img 67 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

Reformas de los Hermanos Graco

Ver Imagen en Pantalla Completa: «Reformas de los Hermanos Graco»

 

10.2. La crisis en la República:

En el siglo I a. C., la situación política en Roma era muy tensa, las disputas por controlar los vienes provenientes de las conquistas territoriales aumentaban. Ante esta situación, empezaron a formarse grupos opuestos que competían por el poder: los optimates (integrado por el sector oligárquico, quienes defendían a los ricos y los intereses del Senado) y los populares (formado por plebeyos pobres y algunos plebeyos ricos propensos a otorgar algunos beneficios al pueblo). En cada uno de estos dos grupos se destacaron algunos caudillos militares, que empezaron a tener cada vez mayor importancia en la política Romana. Estos tenían el apoyo de sus tropas ya que repartían entre sus soldados el botín y las tierras de las regiones conquistadas. Actuaron según sus preferencias en favor del sector popular o del senatorial y provocaron un extenso período de guerras civiles.

La primera guerra civil, que enfrentó a los ejércitos de los generales Mario (del sector popular) y Sila (del grupo oligárquico), terminó en el año 82 a. C. con el triunfo de Sila, quien fue nombrado dictador por el Senado en el 81 a. C. Ejerció su cargo por 2 años (aunque este tenía una duración máxima de 6 meses) hasta su muerte en el 79 a. C.

Luego de la muerte de Sila, Julio César, popular y prestigioso jefe militar, se volvió la figura más importante de la república y, en alianza con el militar Pompeyo y con Craso, un rico hombre de negocios, formó un triunvirato que gobernó entre el 59 y el 53 a. C. Sin embargo, las disputas por el poder llevaron a que en el 49 a. C. César se enfrentara a Pompeyo. La batalla se saldó con la victoria de César, quien logró poderes extraordinarios: fue nombrado dictador perpetuo, proclamado imperator (jefe supremo del ejército) y pontífice máximo. En 44 a. C., adoptó a Octavio, su sobrino nieto. Ese mismo año, un grupo de senadores opositores a César lo asesinó en las escalinatas del Senado.

Después de estos sucesos, se volvió a formar un nuevo triunvirato entre los generales Marco Antonio, Lépido y Octavio. Pero la unión no duró demasiado y se desencadenó una nueva guerra civil, que finalizó con el triunfo de Octavio en el año 30 a. C. Poco después, este recibió el título de Augusto («el ilustre») y concentró todo el poder en su persona, con lo que dio fin al periodo republicano.

Hubo varios factores que contribuyeron a la concentralización del poder en Roma:

  • Al ser tan grande, el Imperio era dificil de administrar y surgieron disputas en la clase social dirigente por controlar los recursos
  • Como las provincias estaban gobernadas por Jefes militares, estos querían adquirir el poder y para lograrlo se enfrentaban
  • Cada guerra civil finalizó con la concentración del poder en un solo hombre
img 57 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

Estatua dedicada a Julio César

 

11. Roma Imperial (27 a. C. – 476 d. C.):

Con el asenso de Augusto al poder comenzó una nueva etapa en la historia de la antigua Roma: el Imperio. Las decisiones de gobierno se concentraron, como nunca antes, en una sola persona. Podemos dividir la historia del Imperio Romano en dos grandes etapas: el Alto Imperio (siglos I y II d. C.) y  el Bajo Imperio (siglos IV y V d. C.), separados por un periodo de profunda inestabilidad política, disturbios interiores e invasiones extranjeras que caracterizan el siglo III de nuestra era.

 

11.1. EL Alto Imperio:

Durante este periodo se consolidaron las conquistas de la época republicana y se vivieron momentos de intensa prosperidad económica intelectual y artística.

El gobierno de Augusto: Augusto fue quien creó en Roma el régimen Imperial. A pesar de que los romanos no querían volver a la monarquía, Augusto logró que el pueblo romano lo aceptara disfrazando el Imperio como una forma de gobierno republicana. También, se hizo pasar por alguien humilde que solo buscaba el bienestar de Roma.  Además, con el título de príncipe (del latín prínceps, «primero o lider entre iguales», era el primero con derecho a la palabra en el Senado y a quien nadie se atrevía a contradecir), concentró todo el poder en sus manos, pero actuó con prudencia y no quiso proclamarse dictador.

Poco a poco, Augusto fue acumulando títulos: cónsul y tribuno y todas las atribuciones de los magistrados, en forma vitalicia (para toda la vida). Más tarde fue nombrado pontífice máximo (Obispo de Roma y máxima autoridad de la iglesia católica). Además, con el título de imperator, se le fueron otorgados el control de las fuerzas militares de tierra y mar.

El título de imperator fue el que le dio nombre al régimen de Augusto: desde entonces se llamó imperio a este sistema en el cual el imperator gobernaba sin restricciones.

El Senado continuaba siendo en apariencia el organismo más importante del gobierno, pero Augusto se preocupó por controlar su funcionamiento. La antigua oligarquía había sido derrotada y el nuevo grupo social que controlaba Roma estaba integrado en su mayoría por los ecuestres o publicanos (grandes comerciantes y financistas), sector al que había pertenecido la propia familia de Augusto. Junto con estos grupos comerciales y financieros, el apoyo principal de Augusto era el ejército. La intervención política de la plebe (integrada por los sectores más pobres que eran la mayoría, muchos de los cuales estaban desempleados) era nula.

Al morir Augusto en el año 14 d. C., Tiberio fue elegido por su familia como su sucesor. A partir de entonces en Roma hubo dos siglos en los cuales el Imperio siguió disfrazado de un gobierno republicano bajo el dominio de un poder central. Este periodo fue conocido como la pax romana, ya que Roma consiguió una paz interna.

img 68 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

Emperador Augusto

Crisis del siglo III: Durante el siglo III, la civilización romana sufrió un grave colapso. Los jefes militares de las fronteras empezaron a luchar entre si para conseguir el poder. Los enfrentamientos debilitaron la organización imperial y las luchas se extendieron por todo el territorio. En el 193 d. C., Septimio Severo logró cierto control y fundó una nueva dinastía, la de los Severos. Aunque reinó por casi 40 años, esta dinastía no se caracterizó por la estabilidad sino por la gran cantidad de conspiraciones, persecuciones y asesinatos.

Los primeros emperadores de la dinastía Severa lograron, en mayor medida, mantener la lealtad de su ejército. Sin embargo, a partir del reinado de Heliogábalo aumentó la presión del ejército y volvieron los problemas: él trato de imponer reformas religiosas radicales y tuvo una vida escandalosa. En medio de este ambiente de violencia, fue asesinado por la Guardia Pretoriana (cuerpo de guardaespaldas muy temidos creado por Augusto). En su lugar, fue colocado Alejandro Severo, quien tan solo tenía 13 años. Este también fue asesinado por la Guardia Pretoriana a pesar de que fueron ellos quien lo apoyaron.

Este asesinato dio inicio a un periodo conocido como la crisis del siglo III. Una de sus más graves características fue la anarquía militar: los ejércitos provinciales se revelaron y empezaron a manejar la política imperial a su antojo.

El Dominado y los Intentos de Restauración: En medio de una terrible plaga, asumió el mando del Imperio  el general Aureliano, quien se había destacado en la lucha contra los rebeldes galos. En sus cinco años de gobierno logró detener las invasiones de partos y vándalos (uno de los pueblos germanos), y además reintegró las provincias de Palmira y de los galos. Sin embargo, persistían problemas como el manejo de la economía, la administración de las provincias lejanas y la sucesión al cargo de emperador.

 

11.2 El Bajo Imperio (284 d. C. – 476 d. C.):

El poderío del Imperio Romano empezaba a decaer cuando una nueva dinastía de emperadores logró frenar la caída. Pero el imperio ya no sería el de antes. Nuevas formas de concebir la relación entre gobernantes y gobernados harían desaparecer la concepción del ciudadano. 

La crisis del siglo III, amainó recién con la llegada del emperador Diocleciano, en el año 284. Para solucionar el problema de la administración y la sucesión, dividió al Imperio en dos grandes regiones: Oriente y Occidente. Cada una de ellas estaba dirigida por un emperador con el título de Augusto, que a su vez estaban asesorados por un César, que debía sucederlo tras veinte años de gobierno. A este sistema se lo conoció como tretarquía.

Durante el Bajo Imperio, el Estado tomó características muy distintas de las del Alto Imperio. El emperador, investido de una «misión divina», era un monarca de derecho pleno y hereditario. Con el apoyo del ejército, controlaba toda la vida política, económica y religiosa. También, desapareció la apariencia republicana que se mantenía desde la época de augusto. Los ciudadanos perdieron sus derechos políticos y se transformaron en súbditos. En definitiva, se instauró un gobierno monárquico absolutista en el que el dominus (traducido del látin «Señor», o en este caso «emperador») concentraba todo el poder.

Las reformas de Diocleciano lograron mantener la calma en Roma aunque solo por un tiempo, ya que a su muerte las guerras por el poder reanudaron y cesaron recién con la llegada del emperador Constantino al poder en el año 306. Este reunificó una vez más al Imperio en el 324 con lo que puso fin a la tretarquía. Como único gobernante romano, mudó la capital a la ciudad de Bizancio, en lo que hoy es Turquía, y la renombró Constantinopla.

En su gobierno, Constantino puso fin a la persecución contra los cristianos por medio del Edicto de Milán en el 313. Leer Más: «El Cristianismo en Roma»

 

Decadencia y Caída de Roma: Hacia mitad del siglo IV, muchos pueblos bárbaros se hallaban integrados a la vida romana. Sin embargo, en esa misma época hubo una nueva oleada de invasiones, que provocaron caos y destrucción a lo largo del campo y las ciudades. Para proteger mejor las fronteras, y facilitar la administración del territorio, el emperador Teodosio decidió volver a dividir el Imperio, esta vez entre sus dos hijos. Así, tras su muerte en 395, el Imperio romano de Occidente, con capital en Roma, quedó bajo el control de Honorio, mientras que el Imperio romano de Oriente, con capital en Constantinopla, quedó a cargo de Arcadio. Esta mitad oriental sobrevivió mil años más que la occidental.

img 65 - Roma Antigua - Los Estados Mediterraneos

División Imperio Occidente e Imperio de Oriente

Ver Mapa en Pantalla Completa: «División Imperio Occidente e Imperio de Oriente»

A pesar de este cambio, que propuso ser estratégico para ambas partes, el lado occidental se había vuelto muy difícil de defender y gobernar, ya que los emperadores no eran tratados con total autoridad. Esto genero que cada vez halla menos control sobre las tropas y sobre las autoridades provinciales. Además, las frecuentes invasiones de otros pueblos bárbaros provocaron un gran gasto económico porque había que mantener el ejército y reconstruir lo que se destruía lo que hizo que el Imperio de Occidente atravesara una fuerte crisis económica.

Todo esto trajo rebeliones entre los campesinos y ataques de piratas y bandidos, quienes aprovechaban el desorden para saquear. La calidad de vida de las poblaciones romanas decreció considerablemente.

Ya a comienzos del siglo V, la gran ciudad había perdido el control comercial del Mediterráneo en manos de Constantinopla, lo que provocó desabastecimiento, escasez y hambre. En esta crisis, algunos se dedicaron al saqueo, el robo y el pillaje; otros huyeron al campo en busca de la seguridad perdida. A esto había que sumarle la agresión de los pueblos vecinos al Imperio, sobre todo los germanos, que presionaban constantemente sobre las fronteras invadiendo y ocupando los territorios más desprotegidos.

Luego de dos grandes saqueos, Roma quedó casi devastada. Por lo que en el año 476, Odacro, jefe de los hérculos (pueblo de origen indoeuropeo, habitante de las costas del mar Báltico), aprovechó la situación y destituyó al emperador Rómulo Augústulo y se hizo proclamar rey por su ejército. A partir de entonces, el Imperio romano de Occidente había llegado a su fin, y se dividió en varios reinos bajo el dominio de distintos pueblos germanos.

El 476 ha sido considerado por los historiadores como el final de la Edad Antigua y el inicio de la Edad Media.

La única institución sobreviviente a la caída del imperio fue la Iglesia Católica, que mantuvo la unidad religiosa en el espacio del territorio imperial y aseguró la continuidad del latín como lengua oficial del culto y de las clases gobernantes en todos los nuevos reinos.

 

Leer más: «Roma Antigua – La Expansión y la Cultura Romana»

 

 

Si te gusto y te sirvió el artículo te agradeceríamos si compartieras el artículo en las redes sociales, eso nos ayuda muchísimo a seguir haciendo mas contenido como este.

 

>Video tutoriales estarán disponibles muy pronto<

 

Suscríbete para estar al tanto de las últimas novedades.

Roma Antigua – Los Estados Mediterraneos
5 (100%) 3 vote[s]

3
Leave a Reply

avatar
2 Comentarios
1 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentarios más recientes
Comentarios más populares
2 Los autores que comentaron
Lautaroadmin Autores de los últimos comentarios
  Subscríbite  
más reciente más antiguo más votado
Notificar de
Lautaro
Invitado
Lautaro

Es muy claro y me sirvió para aprobar. Gracias !!!